Accessibilité des musées d'Angers
  • English
  • Español
  • Deutsch
Español
Share
Imprimer

Contenu

Passer le contenu

Galería David d’Angers : El lugar

Restaurada en 1984, la abadía Toussaint (siglo XIII), cubierta de una audaz vidriera contemporánea, acoge las obras del escultor Pierre-Jean David, comúnmente llamado David d’Angers (1788-1856).

La abadía Toussaint

Una primera capilla fue edificada en el siglo XI, para ofrecer a los pobres sin cementerio parroquial un lugar de inhumación. Su trazado queda restituido por un juego de losas en el suelo, en el interior.
La abadía Toussaint fue construida en el siglo XIII por los canónigos de San Agustín. Los muros de toba y las particulares bóvedas al estilo de Anjou, muy abombadas, daban una impresión de ligereza y armonía. Originalmente, la planta era en forma de T y el coro, con la gran rosa del piñón Este, se añadió en el estilo gótico del siglo XVIII.
En el siglo XVII, como la comunidad iba creciendo, se construyeron los edificios conventuales, de los que quedan la vivienda del prior y el claustro.
A partir de la Revolución, se confiscaron los edificios y se asignaron a las reservas del ejército.
Poco a poco, la abadía se convirtió en una ruina, invadida por la vegetación. Allí están depositados las tumbas y fragmentos lapidarios descubiertos durante obras de urbanismo en la ciudad, formando un museo al aire libre.
En 1980, el Ayuntamiento de Angers decide rehabilitarla. El arquitecto jefe de los Monumentos Históricos de Francia, Pierre Prunet, propone poner de relieve los materiales locales (pizarra, toba, esquisto pizarroso), agregando, sin ocultarlos, materiales contemporáneos (madera, hormigón, vidrio). Su idea es restituir el volumen interior de las bóvedas, bañando el edificio de la luz del día, con el fin de exponer allí el excepcional conjunto de esculturas de David d’Angers. Vidriera y amplios ventanales buscan proporcionar una lectura sutil de los pequeños bajorrelieves de volúmenes fuertes y contrastados de los bultos redondos.

Video de la Galeria David d'Angers

Retour au contenu