Accessibilité des musées d'Angers
  • English
  • Español
  • Deutsch
Español
Share
Imprimer

Contenu

Passer le contenu

Las colecciones : Museo Lurat y de la tapicería contemporánea

Josep Grau-Garriga

Grau-Garriga dans son atelier

(Sant Cugat del Vallès, 1929 – Saint-Mathurin-sur-Loire, 2011)

Poco después de 1989, fecha de sus exposiciones angevinas (en el marco de la conmemoración del bicentenario de la Revolución francesa), Grau-Garriga, artista catalán, se instaló a orillas del Loira, en Saint-Mathurin.

Un entorno particularmente favorable: un gran taller para la pintura, una granja-taller para la tapicería, la proximidad del Loira con sus magníficas luces y una familia que lo rodea hacen de este periodo, un periodo particularmente fecundo y creador para el artista.

En tapicería, a partir de 1999, Grau-Garriga empieza un ciclo de obras sobre la vida de los campesinos: tanto el trabajo como los recuerdos relacionados con su infancia, los olores, los paisajes (Gent del Camp, Amb o sense fruit, Aspre-tendre, etc.).
La calidad del trabajo, favorecida por la proximidad geográfica con Angers y la amistad, hace nacer el proyecto de una exposición que hace el balance de estos diez últimos años de creación (1990-2000).

Así, en 2002, el museo Jean-Lurçat y de la tapicería contemporánea expone sus últimas creaciones tejidas, la abadía de Ronceray sus pinturas de temas religiosos y la sala Chemellier sus retratos pintados. Al mismo tiempo, el museo de Beaufort-en-Vallée le abre sus puertas para una creación in situ.
Se edita una monografía en las ediciones «Cercle d'art», con la colaboración de Gilbert Lascault para los textos.

A raíz de estas exposiciones, Grau-Garriga decidió regalar el conjunto de las obras de la sala «Paquebot» a la ciudad: cuatro tapices monumentales y dos dibujos que pertenecen al ciclo de obras sobre la infancia del artista en Cataluña, la vida en el campo (Aspre-dolc, Amb o sense fruit), un homenaje a sus padres (Al padre y Al madre) y a la pareja (Home y Dona).
La rudeza y la suavidad son físicamente sensibles cuando se penetra en la sala.

En 2010 se presentó, en el gabinete de artes gráficas del museo de Bellas Artes, una exposición de sus dibujos y, en 2011, poco antes de su muerte, se subrayó su papel histórico, en una exposición sobre la tapicería catalana en el museo Jean-Lurçat y de la tapicería contemporánea.

El mismo año, el artista aceptó crear una vidriera rematada con paneles pintados y tejidos, para la segunda puerta de entrada interior de la iglesia de Saint-Mathurin-sur-Loire. Eligió para esta obra el tema de la paz y la apertura al mundo. Desde febrero de 2012, es posible descubrir La Porte de la paix (La Puerta de la paz).

Retour au contenu